Siguenos en:

Euskara   |   Español   |   English   |   Français

Inicio
Menú

En esta página, utilizamos cookies para aportarte una mejor experiencia de navegación y un servicio más personalizado. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando nuestra Política de cookies

Tulipanes

Jeff Koons alcanzó la fama a mediados de la década de 1980, siendo miembro de una generación de artistas que exploraban el sentido del arte en una era saturada por los medios de comunicación y la consiguiente crisis de la representación. Basándose en el lenguaje visual de la publicidad, el marketing y la industria del ocio y con el propósito de "comunicarse con las masas", Koons puso a prueba los límites entre la cultura popular y la elitista. Sus elementos escultóricos incluyen aspiradores en cajas de plexiglás, balones de baloncesto flotando en peceras de cristal, figurillas de porcelana de Michael Jackson y la Pantera Rosa, y vidrieras con imágenes de sí mismo haciendo el amor con la que entonces era su esposa, Ilona Staller, conocida como Cicciolina (ex estrella de cine porno y ex diputada del parlamento italiano). Al continuar con el legado de las piezas de Marcel Duchamp, y al integrar referencias al Minimalismo y al Arte Pop, Koons presenta el arte como un producto de consumo que no se puede incluir dentro de la jerarquía de la estética convencional.

Tulipanes (Tulips), un ramo de flores concebidas a modo de globos de colores de proporciones gigantescas (más de 2 metros de alto y 5 metros de ancho), pertenece a la ambiciosa serie Celebración (Celebration) iniciada por Koons en 1994. Inspiradas en los objetos genéricos y populares asociados a las fiestas de cumpleaños, vacaciones y otros acontecimientos festivos (desde un gorro de fiesta y un trozo de tarta a corazones y huevos de Pascua), las pinturas y esculturas de la serie Celebración reflejan la constante relación de Koons con los elementos propios de la infancia. Las superficies de acero inoxidable brillante e inmaculado de los Tulipanes recuerdan a obras anteriores del artista como Conejo (Rabbit, 1986), donde también se transformó un objeto hinchable corriente en algo duro, reluciente y simbólico. En Tulipanes y en los globos de animales que pueblan la serie Celebración, así como en su imponente Puppy (1982), Koons ha manipulado la escala y los materiales hasta límites insospechados. Tulipanes puede evocar las grandes formas industriales de algunas esculturas minimalistas pero es también una escultura optimista y llena de colorido que recuerda a una alegre carroza de desfile.

Jeff Koons

Tulipanes (Tulips), 1995–2004

Acero inoxidable alto en cromo con laca de color translúcida

203 x 460 x 520 cm
Versión 4/5

Guggenheim Bilbao Museoa

×