Siguenos en:

Euskara   |   Español   |   English   |   Français

Inicio
Menú

Sin título (Celosía II)

Perteneciente a una generación de escultores españoles que adquirió fama internacional durante la década de 1990, Cristina Iglesias crea grandes estructuras minimal que articulan un delicado equilibrio entre lo físico y lo visual. Son características de su obra las imponentes formas hechas en cemento, hierro o aluminio, yuxtapuestas con superficies de intrincado labrado (a menudo trabajadas con ceras y pátinas de gran riqueza) y materiales suntuosos como el cristal, el alabastro y los tapices.Preocupada por la forma y el espacio según se presentan en la naturaleza, Iglesias crea sus propios paisajes escultóricos reducidos. Sus esculturas exentas, toscamente labradas aunque delicadamente modeladas, en su mayoría están construidas a escala humana, a pesar de sus considerables dimensiones, y sus apéndices arquitectónicos de variada composición generan un diálogo con el espacio circundante, invitando al espectador a moverse alrededor de ellos. Iglesias describe su obra como "pensamientos, lugares desde donde uno ve, espacios a medio camino entre la realidad y la imagen, entre la presencia y la representación, espacios que hablan de otros espacios".

En Sin título (Celosía II), Iglesias utiliza una forma extraída de su patrimonio cultural —un enrejado semejante a los que se veían en los confesionarios de las iglesias católicas—, tal vez para sugerir que el sentimiento epónimo, el de los celos, es pecaminoso. Como ha señalado Nancy Princenthal, el título español Celosía designa un enrejado que se pone en una ventana y al mismo tiempo hace alusión a los celos. Como la función de las celosías es tamizar la entrada de la luz, el título sugiere la limitada percepción que se tiene cuando la persona es presa de tan irracional estado. Al permitir sólo una visión filtrada de su interior, la cámara de Iglesias funciona al mismo tiempo como barrera provocadora y como estructura evidentemente protectora. Como ante otras muchas obras suyas, se incita al espectador a preguntarse cómo se ven las cosas desde el interior.

Cristina Iglesias

Sin título (Celosía II), 1997

Madera, resina y polvo de bronce

260 x 350 x 300 cm

Guggenheim Bilbao Museoa

×