Siguenos en:

Euskara   |   Español   |   English   |   Français

Inicio
Menú

En esta página, utilizamos cookies para aportarte una mejor experiencia de navegación y un servicio más personalizado. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando nuestra Política de cookies

Asedio I

Koldobika Jauregi nació en la provincia de Gipuzkoa en 1959. En 1990, Eduardo Chillida le concedió la beca Zabalaga, que le permitió explorar en toda su dimensión el campo de la escultura. Entre 1996 y 2001 fue artista residente en el Museo Insel Hombroich de Düsseldorf. La obra de Jauregi cultiva un arte paralelo a la naturaleza de dos maneras distintas: abarcando la naturaleza y la conciencia colectiva en sus obras públicas a gran escala, y con un enfoque más cercano y personal de lo íntimo. Esta relación entre lo pequeño y lo grande, lo que cabe en una mano y lo que no se puede abarcar con los brazos, lo que se reduce a la escala más diminuta y lo que resulta abrumador, es clave en la obra del artista. Esta sintaxis entre lo privado y lo público ha sido expresada en la obra de Jauregi desde el principio, desde el momento en que combinó obras en papel y grandes formas escultóricas grabadas.

Asedio I, una pieza capital de la carrera de Jauregi, es una escultura de madera que combina la formalización abstracta y un tema concreto. Está compuesta por dos piezas, una escultura independiente y un tríptico en relieve que ejerce de lúgubre telón de fondo de la forma esculpida. El tríptico representa un paisaje abstracto en negro con un fondo azul. El artista ha afirmado que esta obra es un estudio de la poesía de la abstracción. Sin concesiones al color ni a la figuración, es deliberadamente difícil de interpretar. La escultura se encuentra aproximadamente a nueve metros del tríptico. Tallada en madera de roble, retrata una figura erecta, por encima de la cual brilla un segundo elemento, cubierto de oro.

Jauregi empezó a trabajar en Asedio I en la época de máxima tensión con Iraq antes de la invasión de las tropas estadounidenses, el momento de asfixia y angustia antes de que empezara la acción. Jauregi busca la representación de formas abstractas que hagan referencia a elementos de la naturaleza, así como de un tipo de orden urbano esquematizado en una iconografía de casas, puentes y árboles que pretende describir cómo convive el hombre con la naturaleza, además de servir de preludio del fin del orden, una descripción del instante anterior al conflicto humano, el asedio.

Koldobika Jauregi

Asedio I, 2003

Madera grabada, tallada, quemada y policromada

Relieve (tríptico): 310 x 550 cm
Escultura: 262 x 100 x 100 cm

Guggenheim Bilbao Museoa

×