Siguenos en:

Euskara   |   Español   |   English   |   Français

Inicio
Menú

El arte de nuestro tiempo. Obras maestras de las Colecciones Guggenheim

23 de septiembre, 2014 – 3 de mayo, 2015

"Recorrer algún sendero, en algún lugar, y sentir una parte, una parte de la naturaleza, como una valla, algo en el camino. Y me siento eufórico al volver a mirarlo, al volver a ver que el cielo es azul y la hierba es verde". 1

Willem de Kooning, Villa Borghese, 1960.
Óleo sobre lienzo, 203 x 178 cm
Guggenheim Bilbao Museoa

Tras el final de la Segunda Guerra Mundial, la creación artística tomó un rumbo distinto tanto en Europa como más allá de sus fronteras. En Estados Unidos, en particular en Nueva York, el nuevo centro de la vanguardia artística mundial, los artistas adoptaron un estilo muy expresivo basado en el gesto que se denominó Expresionismo Abstracto. Esos artistas se interesaron por el proceso y los materiales, pero también por acceder a su propio subconsciente y a sus emociones.

Aunque, con el tiempo, la mayoría de los expresionistas abstractos se alejó de la representación del mundo real en favor de la expresión del interior, Willem de Kooning (1904-97) retomó el mundo exterior como fuente de inspiración para sus pinturas abstractas. No obstante, sus compañeros lo criticaron por ese regreso a la representación, ya que lo consideraron muy retrógrado. Entre 1950 y 1955, De Kooning completó su famosa serie Mujeres (Women), en la que representó formas humanas mediante una aplicación agresiva de la pintura, colores chillones y experimentación. Sin embargo, en la segunda mitad de los años cincuenta recurrió al paisaje: primero, al entorno urbano de su estudio en el centro de Manhattan, y después, a una ubicación más idílica fuera de Nueva York y cerca del Océano Atlántico.

Para realizar Villa Borghese (1960), De Kooning se inspiró en un paisaje de Roma, donde pasó unos cinco meses en 1959-60. El título alude a un conocido parque público que cuenta con un lago y varias fuentes. Las coloridas tonalidades mediterráneas de la obra sugieren el sol, el cielo, el agua y la hierba que De Kooning recordaba de su viaje. El artista no realizó esta obra in situ, sino a su regreso en Nueva York, de modo que se trata, más bien, de una traducción subjetiva de sus recuerdos y no de una representación de un paisaje concreto2.

1 "Willem de Kooning. A Tree in Naples, 1960", Museum of Modern Art, The Collection, último acceso: 29 de junio, 2011.

2 "Villa Borghese", Museo Guggenheim Bilbao, La Colección: La Colección Propia, último acceso: 29 de junio, 2011.

 

  • Observen la obra Villa Borghese de Willem de Kooning. Pregunte a sus alumnos qué es lo que perciben. Asegúrese de que mencionan las pinceladas, los colores y las dimensiones. (Para que las dimensiones de la obra queden claras, puede indicar las medidas que encontrará en el pie de la imagen, y compararlas con algún objeto de la clase.)
  • ¿Qué les sugieren los colores? Pídales que les pongan nombre, como si trabajaran en una empresa de pinturas (por ejemplo, amarillo canario). ¿Qué sonidos, olores o sabores les evocan?
  • Haga que sus alumnos que se fijen en las pinceladas. ¿Cómo las describirían? ¿Qué estado de ánimo transmiten? ¿Cómo creen que tuvo que moverse De Kooning para crear esta obra?
  • Diga a sus alumnos cuál es el título de la obra y que el artista se inspiró en un gran parque público que visitó en Roma: se trata de un lugar frondoso en el que hay fuentes, un lago artificial, amplias sendas sombrías, templos, estatuas y museos. ¿Qué aspectos del parque ven reflejados en la obra?
  • Enséñeles imágenes del parque Villa Borghese y comparénlo con el cuadro.
  • De Kooning pintó esta obra tras regresar a Nueva York. Pregunte a sus alumnos qué diferencias puede haber entre pintar algo mientras lo tenemos delante o pintarlo basándonos en los recuerdos. ¿Cómo habría sido esta obra si el artista la hubiera realizado in situ?
  • De Kooning fue bastante criticado por alejarse de las obras abstractas que expresaban estados interiores y psicológicos, e inspirarse en el mundo que lo rodeaba. ¿Cuáles son las ventajas y los inconvenientes de cada enfoque?

 

Lugares abstractos

  • En esta actividad, los alumnos plasmarán en una pintura abstracta los recuerdos que conserven sobre un lugar.
  • Primero, pídales que piensen en un lugar que sea especial para ellos (puede ser un sitio que hayan visitado en vacaciones o uno cercano y conocido). Después deben escribir una lista de palabras que asocien a ese lugar. Puede sugerirles que incluyan adjetivos que describan los estados de ánimo, como "tranquilo" o "caótico", sustantivos que describan objetos, como "playa" o "pino", y colores, como "gris brumoso".
  • A continuación, dé a sus alumnos pinturas (roja, amarilla, azul, negra y blanca), unos pinceles (de distinto tamaño), una paleta y un bote con agua. Pídales que inventen al menos cinco colores que evoquen el lugar que han escogido. Hable sobre los colores antes de comenzar a pintar. ¿Qué les sugieren los colores? ¿Y a los compañeros? También puede realizar esta actividad adquiririendo muestrarios de pinturas en una tienda; pida a sus alumnos que seleccionen 5 ó 6 colores (los que mejor representen el lugar que han elegido); después, deben colocarlos (o pegarlos) en una hoja.
  • Por último, distribuya hojas o lienzos pequeños y anímeles a expresar su relación con ese lugar empleando su paleta de colores y moviendo los pinceles basándose en los adjetivos que describen estados de ánimo. Deben intentar ceñirse a la abstracción, pero permítales representar algún objeto si se sienten más cómodos con ese enfoque.
  • Contemplen juntos el resultado final y haga que los alumnos comenten sus elecciones. Haga que se fijen en las pinceladas y los colores. ¿Qué estado de ánimo transmiten las obras? ¿De qué manera sugieren una relación con un lugar concreto?

Recuerdos frente a observación

  • En esta actividad, los alumnos compararán maneras distintas de reproducir un lugar: de memoria y observándolo directamente. De Kooning pintó Villa Borghese tras regresar a Nueva York de un viaje que realizó a Roma, y no cuando tenía el parque delante. Explique a sus alumnos que experimentarán las diferencias entre retratar un lugar cuando lo están viendo y hacerlo basándose en los recuerdos.
  • Primero, los alumnos deben pensar en algún lugar que hayan visitado. Puede ser un sitio que hayan conocido en vacaciones o alguno de su pueblo o ciudad. Pídales que escriban uno o dos párrafos sobre los recuerdos que conservan de ese lugar, como los sonidos, los olores, los sabores, los colores, el ambiente y la temperatura.
  • Después lleve a la clase a la cafeteria o al patio del colegio, o a un parque cercano, y pídales que escriban un párrafo o dos sobre ese lugar. ¿Qúe es lo que perciben? ¿Qué sonidos, olores, sabores, colores, ambiente y temperatura advierten?
  • Los alumnos deben comparar las dos redacciones (la que se basa en los recuerdos y en la observación directa) y compartir sus conclusiones con un compañero. ¿En qué se parecen? ¿En qué sentido son distintas? ¿Cuál de las dos prefieren? ¿Por qué?
×