Siguenos en:

Euskara   |   Español   |   English   |   Français

Inicio
Menú

En esta página, utilizamos cookies para aportarte una mejor experiencia de navegación y un servicio más personalizado. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando nuestra Política de cookies

Caos y clasicismo: arte en Francia, Italia, Alemania y España, 1918–1936

22 de febrero, 2011 – 15 de mayo, 2011

Temas | La vanguardia de cara al pasado

|

Debemos comprender el presente para ser testigos del inicio de un nuevo ciclo de clasicismo esencial. Ese nuevo ciclo acaba de empezar. La era del Romanticismo casi ha agotado sus significados.1

Tras la terrible destrucción causada por la Primera Guerra Mundial (1914—18), muchos artistas se alejaron de la abstracción en favor de la figuración, las líneas limpias y las formas modeladas. En Francia, los fundadores del Purismo, Amédée Ozenfant (1886—1966) y Charles-Edouard Jeanneret (conocido por su seudónimo, Le Corbusier) (1887—1965) publicaron un manifiesto titulado Después del Cubismo (1918), en el que rechazaban el trabajo de sus predecesores cubistas por considerarlo como "ornamento obsoleto". Ozenfant y Jeanneret opinaban que el arte debía ser "preciso" y estar "en consonancia con la ciencia y la industria que invadieron la vida moderna" . Sin saberlo,2 "había[n] emprendido el camino del olvido voluntario que la cultura de la posguerra adoptó, en lugar del recuerdo, camino en el que la ‘sublimación' y falta de franca confrontación con los hechos desagradables determinaron las nuevas formas artísticas de mayor trascendencia"3. El Purismo, el nuevo estilo de posguerra que crearon, buscaba invocar el orden y la claridad e incorporó numerosas referencias a la Antigüedad. En líneas generales, las palabras "equilibrio, serenidad, armonía, pureza, claridad e ideal" 4, así como "mesura" y "orden", formaban parte de la retórica del clasicismo.

En España también surgieron tendencias estéticas que favorecieron formas esenciales y eternas 5. Al igual que los movimientos que condenaron el pasado más inmediato en Francia e Italia, la restauración clásica impulsó el arte formalista, en su búsqueda de un orden que creía perdido.

Aunque experimentara con el espacio en obras notablemente vanguardistas, Pablo Gargallo (1881—1934) fue un artista fundamental en ese regreso al clasicismo que se dio en España. Su obra Aguadoras (1925) muestra a dos mujeres desnudas transportando cántaros de agua en las caderas y sobre la cabeza. Sólidas, idealizadas y armoniosas, las figuras representan dos momentos y estados distintos del cuerpo femenino. Pese a la dureza del trabajo, las mujeres parecen tranquilas y cómodas6.

1 Eugeni d'Ors, Glosari 1906-1907, Barcelona, Quaderns Crema, 1996, pág. 172.

2 Suzanne Muchnic, "With the Purist Intentions: After Cubism, two artists sought a pared-down aesthetic. LACMA revists the overlooked period", Los Angeles Times, 22 de abril de 2001, articles.latimes.com (último acceso: 11 de enero de 2011).

3 Kenneth E. Silver, "Un yo más perdurable", en Silver, Caos y clasicismo: arte en Francia, Italia, Alemania y España, 1918-1936, cat. expo., Bilbao, Museo Guggenheim Bilbao; Nueva York, Solomon R. Guggenheim Foundation, 2010, pág. 19.

4 Amédée Ozenfant y Charles-Edouard Jeanneret, Après le cubisme, París, Editions des commentaires, 1918, págs. 11-12, citado en Silver, "Un yo más perdurable", op. cit., pág. 20.

5 Juan José Lahuerta, "Decir anti es decir pro", en Arte moderno y revistas españolas, 1898-1936, Eugenio Carmona y Juan José Lahuerta, ed., cat. expo., Madrid, Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía; Bilbao, Museo de Bellas Artes, 1997, pág. 23.

6 "Pablo Gargallo, Aguadoras", Ayuntamiento de Zaragoza, Museo Pablo Gargallo, zaragoza.es

Muestre a sus alumnos Aguadoras, 1925

  • Pida a sus alumnos que observen la obra. ¿Qué formas, materiales, colores y texturas pueden distinguir?
  • En esta escultura hay dos figuras. ¿En qué se parecen? ¿Qué las diferencia? Pida a sus alumnos que describan las dos figuras y la relación entre ellas.
  • Reflexione sobre cómo posan las dos mujeres. ¿Cómo describirían sus alumnos la postura? Pueden intentar sujetar dos o tres paquetes grandes para imitar la pose de las figura y describir cómo se sienten.
  • En sus esculturas Gargallo empleó diferentes materiales, como arcilla, yeso, mármol, alabastro, planchas de cobre, hierro y plomo. Esta escultura es de bronce. Hable con sus alumnos sobre por qué escogió ese material. ¿Qué creen que aporta a la obra? ¿Qué habrían elegido ellos para realizar una escultura como ésa? ¿Por qué? ¿Creen que la escultura sería distinta si el artista hubiera utilizado otro material? ¿Por qué?
  • Gargallo fue fiel a dos estilos al mismo tiempo: por un lado, un enfoque clasicista cercano al Modernismo y Noucentismo catalanes, y por otro, un estilo en el que pudo experimentar con la abstracción. Pregunte a sus alumnos a qué estilo pertecene esta obra y que justifiquen sus respuestas.
  • En 1919, tras el final de la Primera Guerra Mundial, el crítico de arte francés Jean Laran escribió: "La guerra nos ha enseñado una lección muy dura que no ha de caer en terreno baldío [ . . . ] podar las ramas muertas de los árboles y dejar de producir inútiles extravagancias [ . . . ]. [No más] casas sin sentido [ . . . ] [no más] sillas con cinco patas"1 . En ese discurso Laran rogaba a los artistas que se alejaran de los enfoques prebélicos más experimentales. Investiguen los estilos más populares anteriores a la Primera Guerra Mundial, como el Cubismo y el Fauvismo, y comenten las imágenes que pueden encontrar en http://www.guggenheim.org/ ¿Por qué una guerra puede hacer cambiar de rumbo a los artistas?
  • El título Aguadoras hace referencia a un antiguo oficio de las zonas secas y rurales de España. Las mujeres recogían agua de fuentes públicas en grandes cántaros de arcilla y los transportaban por las calles, distribuyendo el agua casa por casa. Estas mujeres, que a menudo se convertían en figuras importantes en la vida de la ciudad, dedicaban la jornada completa a ese trabajo. Sugiera a sus alumnos que investiguen sobre ese oficio y, después, pídales que observen la escultura otra vez. Pregúnteles si creen que el trabajo de aguador se ha representado bien.
  • Comparen la escultura con aguadoras realizadas por otros artistas, como la de Francisco de Goya (1746—1828) que pueden ver en la siguiente dirección:artehistoria.jcyl.es/ . ¿Qué similitudes y diferencias pueden apreciar sus alumnos entre las dos obras?
  • Comparen Aguadoras (1925) con Antínoo (Antinoo, 1932), también de Gargallo. Pida a sus alumnos que analicen y comparen los estilos de ambas obras. Busquen otras esculturas de Gargallo y clasifíquenlas de acuerdo al estilo.

    Nota
    1 Jean Laran, [sin título], Art et decoration, 36 (mayo-junio de 1919), pág. 180, citado en Silver, "Un yo más perdurable", op. cit., pág. 20.

×