Siguenos en:

Euskara   |   Español   |   English   |   Français

Inicio
Menú

Brancusi-Serra

8 de octubre, 2011 – 15 de abril, 2012

"Cuando ya no seamos niños, estaremos muertos." Constantin Brancusi1

Durante la Segunda Guerra Mundial e inmediatamente después, Constantin Brancusi se centró casi exclusivamente en la escultura en madera, material que consideraba lleno de potencial metafórico y con el que estaba muy familiarizado por su formación como carpintero. Ya en 1924 se autorretrataba en fotografías como un carpintero rural rumano trabajando con sus esculturas a su alrededor2 (a diferencia de Auguste Rodin, que con frecuencia se retrató como "el pensador", al margen de sus obras).

Brancusi solía utilizar formas encontradas en sus esculturas de madera: la forma de una concha de tortuga para representar una pelvis o la de una taza para representar una cabeza. Sus formas también se inspiraban en esculturas y tallas africanas, en trabajos en madera típicos rumanos y en el camino hacia la abstracción emprendido por las vanguardias. Estas formas imbuían su escultura de lecturas metafóricas adicionales, o al menos de ciertas asociaciones. A menudo, Brancusi combinaba unas con otras, jugando con ellas en su estudio como si fueran juguetes y fotografiándolas en diferentes configuraciones. Muchas de las esculturas de Brancusi se quedaban en su taller durante largos períodos de tiempo, aunque solo fuera porque no siempre podía venderlas. Mientras permanecían allí, no solo las cambiaba de lugar, sino que las tallaba y las volvía a tallar, las destruía y reconstruía constantemente.3

Como muchas de sus otras obras de este período, Francesita (Petite fille française) está tallada a partir de un único bloque de madera de roble. La pelvis se asemeja a la concha de una tortuga y el cuello parece un telescopio plegable. La cabeza tiene los rasgos definidos de una criatura gritando desaforadamente y, posteriormente, se convertirá en una sola cabeza, como en los casos de El recién nacido (Le nouveau né) o El primer grito (Le premier cri), que tienen su origen en una escultura de madera similar a Francesita que se rompió. La escultura es una versión de su primera talla de madera, El primer paso (1913), que se inspira en la escultura africana y en un bebé que Brancusi conocía. El título puede interpretarse metafóricamente como una referencia a la primera incursión de Brancusi en la madera.4

Francesita se exhibió por primera vez en una fotografía de 1917 en la que Brancusi dispuso varias de sus esculturas en su estudio (junto con Columna sin fin y Taza II) y llamó al conjunto El niño en el mundo, grupo móvil (L'enfant au monde, groupe mobile)5. Brancusi desarrolló una historia metafórica para explicar la relación entre estas piezas, afirmando que representaban la muerte de Sócrates, en presencia de Platón, y la copa de cicuta. Sin embargo, también se cree que es un retrato del propio Brancusi y de su íntimo amigo Eric Satie (1866-1925), el compositor vanguardista a quien Brancusi solía llamar Sócrates y quien, a su vez, llamaba a Brancusi Platón.6 La forma de la escultura de la taza representa una cabeza o el característico bombín de Satie invertido7.

1 Giménez, Carmen y Gale, Matthew, eds. Constantin Brancusi: The Essence of Things, pág. 130. Cat. expo. Londres: Tate, 2004.
2 Giménez, Carmen y Gale, Matthew, eds. Constantin Brancusi: The Essence of Things, págs. 61-62. Cat. expo. Londres: Tate, 2004.
3
Giménez, Carmen y Gale, Matthew, eds. Constantin Brancusi: The Essence of Things, pág. 62. Cat. expo. Londres: Tate, 2004.
4
Giménez, Carmen y Gale, Matthew, eds. Constantin Brancusi: The Essence of Things, pág. 62. Cat. expo. Londres: Tate, 2004.
5
Brancusi Serra. Hojas informativas. Basilea, Fondation Beyeler, 2011.
6
Giménez, Carmen y Gale, Matthew, eds. Constantin Brancusi: The Essence of Things, pág. 65. Cat. expo. Londres: Tate, 2004.
7 Giménez, Carmen y Gale, Matthew, eds. Constantin Brancusi: The Essence of Things, pág. 66. Cat. expo. Londres: Tate, 2004.

  • Observen juntos la obra Francesita (Petite fille française). Pida a sus alumnos que hagan un esbozo de la imagen; después, pueden debatir por parejas lo que les ha llamado la atención mientras dibujaban.
  • Pregunte a sus estudiantes cómo titularían esta obra. Pueden crear una lista de posibles títulos; a continuación, deles el título real y pregúnteles cómo creen que título y obra se relacionan entre sí. ¿Cómo ha creado Brancusi una abstracción en esta escultura? ¿De qué manera encaja el título con la obra? ¿Hay algún aspecto en el que no encaja? ¿En qué?
  • Brancusi solía utilizar formas "encontradas" en su vida cotidiana para crear sus esculturas. ¿Qué formas reconocen como parte de la escultura?
  • El gran amigo de Brancusi, el compositor Eric Satie, utilizaba con frecuencia sonidos "encontrados" en sus composiciones, como bocinas de coches, ladridos, o fragmentos de otras músicas. Pida a sus alumnos que piensen en qué formas o sonidos encontrados querrían emplear en una escultura o en una composición musical. ¿Por qué un artista o un compositor podrían querer emplear formas o sonidos encontrados en su arte?
  • A Brancusi y a Satie les interesaban los niños, su forma de pensar y de actuar. Algunas de las formas de las esculturas de Brancusi se asemejan a un juguete popular francés, el bilboquet, y él jugaba con sus esculturas como si fueran juguetes, colocándolas y volviéndolas a colocar de diferentes formas. Brancusi dijo. "Cuando ya no seamos niños, estaremos muertos". ¿Qué creen que quiso decir con esta afirmación?
  • Brancusi solía hacer composiciones con sus esculturas y las fotografiaba. Esta imagen muestra Francesita con otras dos esculturas, Columna sin fin y Taza II. ¿Qué les llama la atención sobre esta composición? ¿Qué historia creen que cuenta?
  • Brancusi afirmó que la fotografía hacía referencia a la muerte de Sócrates. Pida a los alumnos que, por parejas, indaguen acerca de la muerte de Sócrates y luego pongan en común las conexiones que vean entre este hecho y la fotografía.
  • Se dice que las figuras podrían representar a Sócrates y a Platón, pero también a Brancusi y Satie, que se llamaban el uno al otro, respectivamente, Platón y Sócrates. Pida a su alumnado que debata en torno a esta analogía. ¿Qué podrían inferir sobre esta amistad?
  • La utilización por parte de Brancusi de formas encontradas se ha comparado con la del artista Marcel Duchamp (1887-1968), amigo suyo e inventor de los readymade, esculturas compuestas exclusivamente de objetos manufacturados y a menudo inalterados por el artista. Muestre a sus alumnos la obra de Duchamp Rueda de bicicleta y pídales que la comparen con Francesita. ¿Tienen algo en común? ¿Qué es?
  • Se dice de la obra de Brancusi que también posee influencia de la escultura africana. Observen Adán y Eva (Adam et Ève, 1921) () y pida a sus estudiantes que comparen estas obras con las esculturas africanas, como estas figuras baule . ¿Qué elementos parece haber tomado Brancusi de estas tallas africanas de madera? ¿Qué elementos parecen haberse añadidos?

 

Dibujar formas encontradas

  • En esta actividad, los estudiantes crearán una figura empleando únicamente formas encontradas. Para ello, deberán recopilar imágenes de revistas o periódicos y construir un collage de papel, o reunir imágenes digitales para hacer un collage en Photoshop o un programa similar. A continuación deberán examinar sus formas encontradas y tratar de identificar aquellas que podrían asemejarse a partes del cuerpo. ¿Podría convertirse un jarrón en nariz? ¿Y una bola en una cabeza? Finalmente, anime a sus alumnos a combinar y colocar sus formas encontradas para crear una figura. ¿Qué clase de formas asocian a determinadas partes del cuerpo? ¿Qué les ha enseñado este proceso acerca de las formas del cuerpo? Pueden inspirarse para este ejercicio en la obra La musa (La Muse), 1912.
  • Otra forma de explorar formas encontradas es jugar al juego de los Cadáveres exquisitos, característico de los artistas del Surrealismo. Para ello los alumnos deberán plegar una hoja de papel en tres partes. El primer estudiante deberá dibujar en el primer pliegue una forma encontrada que sea aproximadamente como la cabeza de una figura. El siguiente alumno, sin mirar lo dibujado en el primer pliegue, deberá dibujar en el segundo una forma encontrada parecida a un torso y unos brazos. En último lugar, y también sin mirar, deberán dibujar una forma encontrada que se asemeje a unas piernas. Al final, los alumnos podrán ver juntos el papel desplegado y contemplar la figura que han creado en colaboración.

Fotografiar composiciones tridimensionales

  • En esta actividad, los alumnos experimentarán con la disposición de objetos para hacer composiciones fotográficas. Brancusi solía jugar con sus esculturas en su estudio como si fueran juguetes, colocándolos y recolocándolos en composiciones que narraban historias o sugerían nuevas formas. Pida a sus alumnos que recopilen y traigan objetos distintos a clase, incluyendo elementos de la naturaleza (como flores, frutos, conchas y piedras) y objetos manufacturados, como bolas o botones. Combine y distribuya estos objetos por parejas de alumnos y pídales que los dispongan en, al menos, tres configuraciones diferentes. Dígales que debatan entre sí acerca de ellas. ¿Cuáles de esas configuraciones cuentan historias o implican significados? ¿Cuáles utilizan las formas de manera nueva o más interesante? Finalmente, entrégueles unas cámaras digitales para que capturen la composición que elijan. Impriman esas fotografías y pídales que les den un título. Pongan en común sus trabajos: ¿cómo transformó la yuxtaposición de los objetos su significado?

 

 

×