Siguenos en:

Euskara   |   Español   |   English   |   Français

Inicio
Menú

En esta página, utilizamos cookies para aportarte una mejor experiencia de navegación y un servicio más personalizado. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando nuestra Política de cookies

El arte de nuestro tiempo. Obras maestras de las Colecciones Guggenheim

23 de septiembre, 2014 – 3 de mayo, 2015

Una buena obra de arte nunca debe ofrecer una única lectura. Mi trabajo está lleno de contradicciones. Una obra de arte está abierta: son los espectadores que observan la obra quienes la crean, empleando su propia experiencia. Una lámpara en mi trabajo puede hacerte pensar en un interrogatorio policial, pero también es algo religioso, como un cirio. Al mismo tiempo, alude a una pintura muy apreciada, que tiene una única luz brillando. Hay muchas maneras de observar una obra. De algún modo, tiene que ser "desenfocada" para que todos puedan reconocer algo de sí mismos cuando la miran¹.

Christian Boltanski, Humanos (Humans) 1994.
Fotografías y Luces. Dimensiones de ubicación específica.

A comienzos de los años sesenta, los artistas empezaron a incorporar imágenes fotográficas en sus trabajos y a explorar el concepto de que la obra de arte puede tomar forma de archivo. En lugar de sacar sus propias fotografías, algunos se apropiaron de imágenes que ya existían y las incorporaron en sus obras. Aunque inicialmente esta forma de trabajar fue considerada como algo radical, numerosos artistas en la actualidad adoptan la estrategia de la apropiación ayudándose del enorme depósito archivístico que supone Internet.

Desde finales de la década de 1960, Christian Boltanski (París, 1944) ha trabajado con fotografías que ha recopilado de fuentes comunes, dando importancia a lo ordinario. En lugar de utilizar fotografías originales en sus instalaciones, a menudo encuentra imágenes antiguas y las vuelve a fotografiar para homenajear a la gente corriente. Boltanski busca crear un arte que no se pueda distinguir de la realidad, y ha afirmado que para él "el momento más fascinante es cuando el espectador no ha realizado, la conexión artística; y cuanto más pueda demorar esa asociación, mejor"². Al apropiarse de los recuerdos de las vidas de otras personas y colocarlos en un contexto artístico, Boltanski explora el poder que tiene la fotografía para ir más allá de la identidad individual y para funcionar como testigo de los rituales colectivos y los recuerdos culturales compartidos.

Humanos es una de las piezas de gran formato realizadas por Boltanski que evoca la atmósfera contemplativa de un teatro o de un lugar de culto religioso. La instalación consta de más de 1.200 imágenes que el artista refotografió de documentos cotidianos como pasaportes, carnés escolares, imágenes de periódico, álbumes familiares y fichas policiales. Iluminados y al mismo tiempo ocultados por las bombillas que cuelgan, la disposición de las instantáneas no permite identificar o conectar a estos individuos sin nombre, distinguir a los vivos de los muertos, a las víctimas de los criminales. Cada retazo de una vida humana ha sido reducido a un mismo tamaño para encubrir los rasgos distintivos de cada persona y sugerir la uniformidad de todo el grupo. Las imágenes están instaladas al azar por lo que no permiten que cuenten una historia concreta. En este contexto fantasmagórico, Boltanski entrelaza emoción e historia, yuxtaponiendo inocencia y culpabilidad, verdad y engaño, sentimentalismo y profundidad. Personal y universal a la vez en sus referencias, la obra de Boltanski sirve como monumento a las víctimas de guerras y conflictos.

Notas
1 Tamar Garb in conversation with Christian Boltanski, en Christian Boltanski, Phaidon Press, Londres, 1997, pág. 24.
2 Citado en "Christian Boltanski: Lessons of Darkness" (último acceso: 25 de enero, 2010).

  • Muestre a su clase Humanos.
  • ¿Cuál es su reacción ante esta obra? ¿Qué estado de ánimo provoca?
  • Esta obra se ha construido empleando únicamente dos materiales sencillos: fotografías y luces. ¿Con qué asocian cada uno de esos elementos? ¿Cómo sugiere el artista un estado de ánimo mediante el empleo y la manipulación de estos materiales?
  • Boltanski ha dicho: "Parte de mi trabajo ha sido acerca de lo que llamo ‘pequeña memoria'. La gran memoria está recogida en libros y la pequeña trata sobre cosas menores: trivialidades, bromas. Parte de mi obra ha estado orientada a preservar esa ‘pequeña memoria', porque a menudo, cuando alguien muere, esos recuerdos desaparecen. No obstante, esa ‘memoria pequeña' es la que distingue a las personas, es la que las hace únicas. Esos recuerdos son muy frágiles; quería preservarlos"¹. ¿Creen que esta obra logra el objetivo de Boltanski? Explicadlo.

Notas
1 Tamar Garb in conversation with Christian Boltanski, en Christian Boltanski, Phaidon Press, Londres, 1997.pág. 19.

  • Boltanski afirma: "Yo nunca saco fotografías. No me siento fotógrafo, sino más bien alguien que recicla"1. Escoja la imagen de una persona anónima de Internet, de un periódico o de una revista, y distribuya fotocopias entre sus alumnos. Pídales que inventen y escriban el perfil de ese personaje —su vida—, incluyendo lo que Boltanski llama la memoria "grande" y la "pequeña". Este perfil escrito debería basarse en la fotografía. Cuando hayan terminado de escribir, haga que los alumnos compartan los perfiles que han creado.
  • Christian Boltanski creció en el período posterior a la Segunda Guerra Mundial, sabiendo que, para evitar ser detenido por los nazis, su padre, judío, se mantuvo oculto bajo la tarima del piso familiar de París durante año y medio. Aunque Boltanski resta valor a la historia familiar, las ideas más abarcadoras sobre la fe, la memoria y la pérdida marcan su obra artística. Boltanski crea monumentos conmemorativos para aquellos que sufrieron los horrores del Holocausto, pero sus obras también hablan de otros holocaustos, como los de Camboya, Bosnia, Ruanda o Darfur. A menudo el artista busca homenajear a los desconocidos y a aquellos que han desaparecido.
  • Hable con su alumnado sobre los distintos tipos de monumentos y actos conmemorativos que nos ayudan a recordar a los que fallecieron en los genocidios. Hay gente que prefiere un acto simbólico individual como encender una vela o guardar silencio. Otros, sin embargo, pueden escribir un poema, plantar un árbol, entrevistar a un superviviente u organizar un evento o actividad. El objetivo principal es homenajear a las víctimas, honrar a los supervivientes y comprometerse a hacer frente a los prejuicios, la discriminación y el racismo.
  • Después, pida a sus alumnos que busquen uno o más ejemplos de genocidio y que diseñen una manera para homenajear a los que murieron. Puede encontrar recursos para ello en las páginas web de la UNESCO, Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, así como en las páginas de Teaching Tolerance o del United States Holocaust Museum.
  • Un acto conmemorativo puede ser desde la ofrenda de una flor hasta la construcción de un monumento permanente de gran escala. Sus alumnos pueden honrar un acontecimiento, a una persona, a un grupo de personas, incluso a una mascota. Piensen en algo o en alguien a quien les gustaría rendir homenaje, y hagan un boceto teniendo en cuenta lo siguiente:
    - ¿De qué material(es) se hará?
    - ¿Qué tamaño tendrá?
    - ¿Será permanente o temporal?
    - ¿Cuál es el emplazamiento ideal?
    - ¿Qué descripción añadiría?
  • Cuando terminen, compartan sus ideas con los compañeros y comparen las posibilidades.


1 Tamar Garb in conversation with Christian Boltanski, en Christian Boltanski, Phaidon Press, Londres, 1997 pág. 25.

×