Siguenos en:

Euskara   |   Español   |   English   |   Français

Inicio
Menú

En esta página, utilizamos cookies para aportarte una mejor experiencia de navegación y un servicio más personalizado. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando nuestra Política de cookies

Wim Wenders. Imágenes de la superficie de la tierra

25 de junio, 2002 – 1 de octubre, 2002

El viaje fotográfico de Wim Wenders comienza en 1983. A partir de ese momento, la sensibilidad de este artista y cineasta alemán nos acerca a pueblos y paisajes de Estados Unidos y La Habana, a bosques y templos de Japón, a la costa del Mar de Galilea y a las interminables carreteras de los despoblados territorios australianos.

Desde el punto de partida que supone la soledad del acto de fotografiar, Wim Wenders acerca al espectador a paisajes exentos de rostros, pero cargados de una poderosa sensación de lo humano . Tras sus fotografías se esconde el deseo de atrapar en la memoria el momento que está a punto de desvanecerse. La transitoriedad propia del tiempo, así como la historia y la idiosincrasia de los diferentes lugares, se convierten en aquello que la mirada de Wim Wenders refleja. En sus imágenes, los paisajes ajados por el tiempo transmiten el devenir de las civilizaciones, al tiempo que consiguen perpetuar el momento, y cada objeto, cada detalle está envuelto en colores que el artista no elige: los colores lo eligen a él.

La fotografía ofrece a Wim Wenders la posibilidad de dotar al fondo de sus imágenes de la relevancia que habitualmente tienen los primeros planos, algo imposible en la imagen en movimiento. Cada fotografía tiene una identidad propia sin necesidad de referirse a una secuencia anterior o posterior. Estas fotografías son la traducción inmediata de la interpretación existencial que Wim Wenders hace de lo desconocido.

Frente de calle en Butte, Montana (Strabenfront in Butte, Montana), 2000
Cortesía: Anthony d'Offay, Londres

×