Siguenos en:

Euskara   |   Español   |   English   |   Français

Inicio
Menú

Pintura de Campos de Color

20 de junio, 2006 – 11 de marzo, 2007

En 1961 el Solomon R. Guggenheim Museum presentaba una exposición titulada American Abstract Expressionists and Imagists (Expresionistas abstractos e imagistas americanos), un análisis de las tendencias artísticas del momento. La muestra evidenciaba la diversidad existente en el seno de la Escuela de Nueva York más allá de los lienzos gestuales de la pintura de acción. A esta muestra le siguieron numerosas exposiciones, de las que las más significativas fueron la comisariada por Clement Greenberg en 1964 en el Los Angeles County Museum of Art titulada Post-Painterly Abstraction (Abstracción postpictórica) y la de Lawrence Alloway de 1966 en el Guggenheim de Nueva York Systemic Painting (Pintura sistémica).

Los siete artistas que se presentan en esta muestra se encuentran entre los que formaron parte de estas presentaciones, y que trabajaban en contra del núcleo Expresionismo Abstracto a finales de los años cincuenta llevando la abstracción por nuevas sendas mientras el Arte Pop americano dominaba la escena artística.

La exposición de Greenberg de 1964 incluía 31 artistas con rasgos estilísticos comunes. Poniendo de relieve la "claridad y expansión" de las obras y su preferencia por los colores luminosos, Greenberg utilizó definiciones amplias para vincular tendencias que, con frecuencia, ni siquiera tenían nombre. A los artistas que aplicaban pigmentos sobre grandes zonas del lienzo, incluso cubriendo su totalidad, se les denominaba, en ocasiones, "pintores de campos de color". Sus obras evidenciaban la planaridad de la superficie pictórica y la falta de distinción entre el tema y el fondo. Para lograr este efecto, estos artistas desarrollaron una técnica que Helen Frankenthaler comenzaría a emplear en 1952 —consistente en manchar con color el lienzo hasta que éste absorbe la pintura— denominada soak-stain. Este método, con el que se empapa la tela de algodón sin imprimación con pintura acrílica muy diluida, daba como resultado una superficie rica y saturada. Al utilizar la pintura como un tinte que penetra en las fibras del lienzo en lugar de aplicarla con un pincel sobre la capa superficial, los artistas fusionaron forma y fondo a través del color.

En vez de utilizar pinceles, los artistas derramaban, empapaban o rociaban la pintura sobre los lienzos, eliminando la pincelada gestual que había sido distintiva del Expresionismo Abstracto, como en el caso de Jackson Pollock y su característico goteo de pintura, o de Willem de Kooning y su frenética pincelada.

Morris Louis visitó el estudio de Frankenthaler en 1953 y allí vio la primera pintura que ésta había realizado mediante su característica técnica de color. Trasladando este método a su propio lenguaje, Louis aplicó pigmento diluido sobre el lienzo sin tensar permitiendo que la pintura fluyera sobre la superficie inclinada. Así sus pinturas, formadas por bandas de color verticales, translúcidas y entreveradas, son conocidas como Veils o veladuras. A mediados de los años ochenta, Jules Olitski comenzó a aplicar mediante aerosol capas de pintura diluida creando campos de color ininterrumpidos, que parecían extenderse más allá de los límites del lienzo, una revisión de la pintura "sin límites" (all-over) de Pollock. Los lienzos a rayas de Gene Davis crean ritmos de repetidas líneas verticales de diversos tonos, intensidades e intervalos. Kenneth Nolan también utilizó la técnica de manchar lienzos sin aprestar pero trató la relación del color y la forma en una serie de obras centrada en círculos, formas de cheurón, y eventualmente en lienzos de diferentes formatos. Nolan fue incluido en la exposición de Alloway de 1966, como también lo fue Larry Poons, cuyos cuadros de los años sesenta incluían superficies manchadas de color, perforadas para hacerlas parecer ordenadas y aleatorias simultáneamente. Con el término "Pintura Sistémica", Alloway agrupaba a artistas que experimentaban con estas variaciones sobre un tema de forma deliberada y seriada, y a otros como Jack Youngerman, que trabajaba de una forma más libre pero con unos colores limitados. Los lienzos con formas simétricas de Frank Stella también entraban en su clasificación. En 1967, la serie de Stella Transportador (Protractor) introducía la curva en su obra, presentando un nuevo lenguaje de forma y color, y una escala cada vez mayor.

Desde su vocación de coleccionar la variedad y complejidad de caminos que tomó la abstracción en el siglo XX, el Solomon R. Guggenheim Museum adquirió estas obras junto con otros ejemplos de Pintura de Campos de Color, Pintura Sistémica, Pintura Hard-Edge y Abstracción Geométrica en el momento en que fueron creadas y desde entonces las incluye en sus presentaciones más destacadas dedicadas a los años sesenta y setenta.

Kenneth Noland

Cambio de transmisión (Trans Shift), 1964

Acrílico sobre lienzo

254 x 288,3 cm

Solomon R. Guggenheim Museum, Nueva York
Adquirido con fondos donados por Elaine y Werner Dannheisser y la Dannheisser Foundation, 1981

×