Siguenos en:

Euskara   |   Español   |   English   |   Français

Inicio
Menú

Jeff Koons: Facildiversión-etérea

2 de octubre, 2001 – 20 de enero, 2002

Jeff Koons saltó a la fama a mediados de la década de los ochenta como miembro de una generación de artistas ocupada en explorar el significado del arte en una era saturada por los medios de comunicación y por la crisis de representación que ello conlleva. Movido por una declarada intención artística de "comunicarse con las masas", Koons se inspira en el lenguaje visual de la publicidad, el marketing y la industria del entretenimiento. Poniendo a prueba los límites entre alta y baja cultura, su colección escultórica incluye aspiradoras encerradas en contenedores de plexiglás, balones de baloncesto flotando en acuarios de cristal y homenajes en porcelana a Michael Jackson y la Pantera Rosa. Al prolongar el linaje de Dadá y Duchamp, y al integrar referencias al arte minimalista y pop, el artista confiere al arte un carácter de bien de consumo inclasificable dentro de la jerarquía de la estética convencional.

En su nueva serie de piezas titulada Facildiversión-etérea (Easyfun-Ethereal) encargada por el Deutsche Guggenheim, Berlín, muestra comida, moda y diversión. El conjunto formado por siete pinturas de gran formato está plagado de enormes chorros de chocolate y exquisitos sandwiches sonrientes, húmedos labios pintados e intensos tonos de cabello, además de vertiginosos viajes en montaña rusa y divertidos disfraces de Halloween. Por medio de reproducciones escaneadas extraídas de publicaciones ilustradas y fotografías personales, Koons combina imágenes familiares en ocasiones no relacionadas entre sí para crear cuadros tipo collage ejecutados con la precisión del realismo fotográfico. Las obras evocan la iconografía publicitaria y la técnica pictórica de las vallas publicitarias presentes en el arte pop de James Rosenquist, si bien, por comparación, la obra de Koons rezuma una sensación de exceso y efervescencia. Comprime su iconografía en un primer plano y trata sus temas como imágenes intencionadamente opacas y planas que parecen negar cualquier tipo de crítica social o implicación psicológica específica. En su lugar, pone de relieve una satisfacción personal absoluta como un canto a la atracción y el deseo sexual adulto, así como a un consumo infantil insaciable de cultura popular.

A pesar de que en sus obras abundan los iconos familiares extraídos de la realidad cotidiana, el artista ha explicado su intención concreta al utilizar elementos kitsch. En el transcurso de una entrevista Koons declaró lo siguiente en relación a una serie anterior de pinturas titulada también Facildiversión (Easyfun, 1999), de la que deriva esta nueva serie: "He trabajado con objetos que algunas veces han sido calificados de kitsch, sin embargo nunca me ha interesado en sí lo kitsch. Siempre intento imprimir en los espectadores confianza en sí mismos, una base. Para mí, mis cuadros giran más en torno al espectador que a cualquier otra cosa". Su obra está imbuida de elementos barrocos y, en este sentido, la serpenteante y dinámica iconografía representada en su nueva serie ha sido concebida para atraer al observador, para generar optimismo e infundir en él "confianza y seguridad".

Su nuevo estilo de pintura pop incluye con gran inteligencia otras referencias de la historia del arte, sobre todo al surrealismo y al expresionismo abstracto. En la obra Labios (Lips), por ejemplo, nos asalta la fantasía etérea y vaporosa. Las imágenes flotantes de unos labios carnosos y de un ojo de largas pestañas evocan la onírica iconografía de René Magritte, Max Ernst y Salvador Dalí, mientras que el zumo derramado alrededor sugiere las salpicaduras de pintura del expresionismo abstracto de Jackson Pollock. Koons también se refiere a él en otra de sus obras: aunque su título Postes azules (Blue Poles) describe los soportes de una montaña rusa, en realidad lo toma prestado de una obra tardía del maestro moderno. Mediante la fusión de imágenes pop con el surrealismo y unos toques de abstracción, Koons crea un híbrido de diversión y fantasía que da lugar a una serie de obras que representan formas ingrávidas de placer onírico. En Facildiversión-etérea, el artista se apresura a abrazar el futuro mediante el uso de la tecnología del ordenador al tiempo que mantiene un estrecho vínculo con las tradiciones artísticas del pasado.

Perteneciente a un colectivo de artistas de los años ochenta entregados a la búsqueda de lenguajes populistas con los que explorar el colapso del arte y el lenguaje, Koons descolla y se convierte en el artista más internacional de su generación. Su obra ha sido objeto de numerosas exposiciones tanto en los Estados Unidos como en Europa, entre las que destacan importantes retrospectivas organizadas por el San Francisco Museum of Modern Art y el Stedelijk Museum de Ámsterdam en 1992/1993. En mayo de 2000 instaló una nueva escultura floral titulada Split-Rocker en el Palais des Papes de Avignon y un mes más tarde recreó su famoso Puppy de 1992 para el Rockefeller Center de Nueva York.

Jeff Koons

Labios (Lips), 2000

Óleo sobre lienzo

3 x 4,3 m

Deutsche Guggenheim, Berlín

×