Siguenos en:

Euskara   |   Español   |   English   |   Français

Inicio
Menú

En esta página, utilizamos cookies para aportarte una mejor experiencia de navegación y un servicio más personalizado. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando nuestra Política de cookies

De Jasper Johns a Jeff Koons: cuatro décadas de arte de las colecciones Broad

15 de febrero, 2003 – 7 de septiembre, 2003

Acerca de cómo inició a adquirir obras de arte, Eli Broad ha dicho: "creo en la teoría de que las grandes colecciones se hacen mientras el arte es contemporáneo: no se puede volver atrás y crear una gran colección de impresionismo y posimpresionismo en la actualidad". Desde que aceptaron esta premisa en los años setenta, Eli y Edythe Broad, residentes en Los Ángeles, han reunido una de las mejores colecciones de artistas consagrados y emergentes de los Estados Unidos. En 1984 fundaron la institución The Broad Art Foundation con el fin de prestar obras de arte a museos y universidades y lograr así que sus colecciones de arte contemporáneo llegaran a un público más amplio.

En la actualidad, los fondos de esta fundación y los de los Broad suman más de mil obras de más de 150 artistas. Con ejemplos de diversos estilos artísticos que han surgido a partir de la Segunda Guerra Mundial, las colecciones Broad se centran en obras de carácter representativo y en piezas que enfatizan los temas sociales. Los Broad están muy comprometidos con instituciones filantrópicas y en 1999 fundaron The Broad Foundation, organización dedicada a mejorar la educación pública en zonas urbanas de EE. UU.

Organizada por el Los Angeles County Museum of Art, De Jasper Johns a Jeff Koons: cuatro décadas de arte de las colecciones Broad presenta una selección de aproximadamente ciento veinte obras de veinte artistas clave, entre los que se encuentran John Baldessari, Anselm Kiefer, Roy Lichtenstein, Ed Ruscha, Cindy Sherman y Andy Warhol. En conjunto, la exposición ilustra importantes tendencias artísticas de la segunda mitad del siglo XX. Una de las fortalezas de las colecciones Broad la constituyen los fondos de arte norteamericano realizados en la década de 1980, que la exposición explora en el contexto de los acontecimientos artísticos precedentes, además de subrayar la relevancia de estas obras en la actualidad.

La exposición comienza en la sala 305 con un diálogo artístico que procede del emotivo expresionismo abstracto que dominaba la esfera artística neoyorquina en los años cincuenta. Jasper Johns y Cy Twombly, que eran grandes amigos, utilizaron un estilo de pintura expresiva, pero centraron su atención en temas extraídos del mundo físico inmediato y no de las cualidades de la pintura. El cuadro de Johns Bandera (Flag) reproduce la imagen de la bandera americana por medio de un collage de materiales, evidenciando así el interés del artista por desdibujar los límites entre el arte y la vida. Por su parte, Twombly emplea elementos figurativos simplificados y marcas a modo de graffiti que parecen aludir a la Historia Antigua. Al incorporar objetos encontrados y formas cotidianas, ambos artistas establecen la base del arte pop, otro de los puntos fuertes de las colecciones Broad y que se pone de manifiesto con obras de Lichtenstein, Ruscha y Warhol.

Basado en la omnipresente iconografía de la cultura popular, el arte pop surge a finales de los años cincuenta y se caracteriza por el uso de técnicas de impresión comercial. Los Broad poseen más de veinticinco piezas de Lichtenstein y esta exposición abarca todas las etapas de su carrera. Sus pinturas más tempranas, como Lo... lo siento (I... I'm Sorry) reproducen la apariencia de los cómics de impresión barata, imitando, a mayor escala, la trama de puntos utilizada para crear sus sombras y colores. En obras posteriores, Lichtenstein sugiere estilos de pintura extraídos de la Historia del Arte —que recuerdan a Piet Mondrian o a Pablo Picasso, por ejemplo—, pero los representa con los dibujos planos típicos de los cómics, combinando así la alta y la baja cultura. Warhol utilizaba el pop como crítica a la sociedad norteamericana recontextualizando hechos e iconos de la cultura de masas tales como Elvis, Jackie Kennedy y Marilyn Monroe. Su formación como diseñador gráfico le permitió utilizar el proceso de serigrafía industrial para crear variaciones sobre fotografías extraídas de periódicos y revistas. Ruscha, residente en California, representa una particular nostalgia de la cultura norteamericana y del kitsch de la costa oeste. Desprovistas de figuración, sus primeras pinturas en las que emplea palabras como Industria pesada (Heavy Industry) exige que el espectador reflexione sobre expresiones lingüísticas que evocan el lenguaje visual de la publicidad. También se incluyen en la exposición sus recientes mapas de Los Ángeles en los que cuestiona los medios a través de los cuales comprendemos nuestro entorno y nos desenvolvemos en él.

Las salas 301, 304 y 302 presentan una serie de artistas contemporáneos que pueden considerarse relacionados con el pop y que los Broad han coleccionado en más profundidad. En sus primeras fotografías y en sus esculturas tardías (sala 301), Charles Ray altera las dimensiones de las formas mundanas hasta representarlas como desconocidas, algo incómodo y ocurrente a la vez. Cindy Sherman está representada en las colecciones Broad con más de 108 fotografías y la selección que muestra la sala 304 proporciona una amplia visión de la influyente carrera de esta artista. A finales de los años setenta, Sherman comenzó a tomar fotografías en blanco y negro de ella misma ataviada de formas distintas y en coquetas poses que parecen retratos escenificados, como fotogramas de películas de serie B de los años cincuenta o sesenta. Sus imágenes más recientes hacen referencia a los típicos roles femeninos en la pornografía, en la Historia del Arte o en los medios de comunicación, y examinan cómo estas representaciones estructuran la identidad femenina. Las pinturas y esculturas exhibidas en la sala 302 ilustran el talento de Jeff Koons para transformar un tema banal en un objeto seductor que cuestiona la función del arte dentro de la cultura de consumo. El colosal Perro globo (Balloon Dog) es una gigantesca ampliación de las proporciones de un juguete infantil algo kitsch que consigue capturar de forma permanente en acero inoxidable el original efímero. La obra es un excelente compañero del monumental Puppy (1992), también obra de Koons, que forma parte de la Colección Propia del Museo Guggenheim Bilbao y está situado en la entrada al Museo.

Es importante considerar el arte contemporáneo desde una perspectiva internacional, y el arte alemán de los últimos treinta años constituye otro núcleo de interés en las colecciones Broad. La sala 303 examina la obra de algunos fotógrafos alemanes que han influido profundamente en su campo. Los estudios sistemáticos de los diversos tipos de arquitectura industrial de los fotógrafos Bernd y Hilla Becher sientan la base de la naturaleza rigurosa de las fotografías manipuladas digitalmente de Andreas Gursky, que capturan con impresionante detalle estructuras del capitalismo como son La Bolsa o los centros comerciales. El enfoque artístico de Kiefer es totalmente diferente, como lo demuestran sus inmensas pinturas sobre temas de la historia, la cultura y el nacionalismo alemán. La pincelada emotiva y agitada de Kiefer a menudo lo sitúan dentro del neoexpresionismo, término que se emplea también para identificar a las obras de un grupo de artistas norteamericanos producida en la década de los ochenta.

La exposición concluye en la sala 105 donde se ponen de relieve los desarrollos más significativos de la pintura norteamericana. La sala incluye una selección de lienzos de Baldessari, con obras que van desde sus piezas basadas en el lenguaje, que contribuyeron a definir el arte conceptual de finales de los sesenta y principios de los setenta, hasta sus expansivos fotocollages más recientes basados en la iconografía de los medios de comunicación. En este mismo espacio también se presentan otros artistas que ganaron importancia en la agitación política y cultural que sacudió el mundo artístico en los años ochenta.

Jean-Michel Basquiat saltó a la fama en los años setenta gracias a sus graffiti poéticos realizados en las calles y el metro de Nueva York, aunque fue la inmediatez emocional de sus lienzos la que le granjeó un mayor reconocimiento en los años ochenta. Por su parte, las obras cuasi abstractas de Ross Bleckner tratan de la pérdida y el recuerdo, que por primera vez toman cuerpo durante la década de la epidemia del SIDA. Este período de bonanza económica también favoreció la pintura de gran formato; entre los lienzos que se muestran se encuentran los colosales retratos narrativos de Julian Schnabel realizados con fragmentos de vajilla, incluido su homenaje a Andy Warhol Autorretrato a la sombra de Andy (Self-Portrait in Andy's Shadow, 1987).

De Jasper Johns a Jeff Koons ofrece la poco frecuente oportunidad de compartir el gusto por el arte de dos influyentes coleccionistas contemporáneos. La exposición no pretende ser una visión en profundidad del arte realizado desde la Segunda Guerra Mundial hasta la actualidad, sino poner de relieve artistas y movimientos importantes que han dejado su huella en la Historia del Arte.

Exposición organizada por Los Angeles Museum of Art.

Jasper Johns

Bandera (Flag), 1967

Encáustica y collage sobre tres paneles de lienzo

85,1 x 142,9 cm

The Eli and Edythe L. Broad Collection, Los Ángeles

×